Frigiliana: la raiz andalusi de Malaga

Calles de Frigiliana

“Manteníase esta gente con sus oficios en aquellos lugares, casabánse, labraban la tierra, dábanse a vida sosegada,. Siguiéronse luego ofensas en su ley, en las Haciendas, en el uso de la vida, porque la Inquisición comenzó a apretar más de lo ordinario. El Rey les mandó dejar la habla morisca, quitóseles el hábito morisco, hubo que les mandaron quitar los hijos y pasarlos a Castillos; vedáronseles los baños, la música…”

Fueron los árabes los que nos legaron esta maravilla de pueblo en plena Axarquía malagueña. Tras la construcción de su castillo en el siglo XI, el pueblo se fue formando al amparo de éste, hasta que los Reyes Católicos tomaron Málaga en 1485. Desde entonces, Frigiliana se convirtió en un pequeño reducto donde vivían los moriscos. Pues allí se congregaron los que osaron rebelarse tanto en Málaga como en Granada contra la Real Pragmática de Felipe II (auspiciada por la Inquisición) en la que se le limitaban todos sus derechos a los morisocs: usar sus costumbres, sus vestidos, su música… Y así, en 1568, la rebelión se extendió como la pólvora por toda la Alpujarra. Refugiados en el castillo de Frigiliana, finalmente, en Junio de 1569, las tropas cristianas consiguieron hacerse con la ciudad.

Toda esta bella historia la podéis leer en lenguaje medieval en los 12 mosaicos de bellos colores, que se encuentran a lo largo de las calles de este pueblo, lo que hará no sólo que disfrutéis de ese clásico sabor a pueblo andaluz, sino también que viváis un trocito de la historia de aquella lucha por su propia libertad y sus ideales.

—————– PARA LLEGAR ——————-

Pues si vais desde Málaga, Frigiliana se encuentra a unos 60 km. y el modo más rápido y directo de llegar es a través de la N-340 que une Málaga con Almería. Para coger desde la A-7 la desviación que os llevará al pueblo tendréis que pasar cerca de Vélez Málaga y luego de Nerja, y entonces coger la desviación que os saca hasta Frigiliana a la que se llega por la MA-105. La salida de la autovía es la 292.

—————- EL PUEBLO ———————–

La gran dificultad allí es el aparcamiento, sin duda alguna, dado que dentro no se puede entrar con vehículo. En la misma entrada hay dos aparcamientos generales, pero uno está practicamente ocupado siempre por los autobuses turísticos, y el otro, pues está a rebosar. Pero bueno, con paciencia, siempre encontráis un huequecito.

Una vez que dejéis el vehículo, preparaos para disfrutar de un relajante paseo por calles empedradas, típicas andaluzas, con sus casas blancas y con los Montes de Málaga como paisaje por un lado y el Mar por el otro.

Nada más entrar, tras subir una pequeña cuestecita bastante empinada encontraréis los primeros puestos de venta de vino dulce, y miel, los productos típicos del pueblo, así como las primeras tascas que te hacen recordar a la España de hace 20 años. Tras llegar a la primera plaza, la que da pie a todo el casco histórico de la ciudad, tendremos una primera vista impactante de lo que nos vamos a encontrar por todo el recorrido. Las típicas casas de fachadas blancas, con macetas de flores, puertas pintadas en vivos colores, generalmente, azul eléctrico, y callejas que suben y bajan, todas empedradas, con un intenso sabor árabe medieval.

Desde esa plaza inicial, hacia la izquierda podremos bajar y ver la parte baja del casco, o bien coger la pequeña calleja, muy empinada, que sube a la parte más bonita…. toda una sucesión de callejas que te llevarán hasta la parte más alta desde donde podrás admirar, desde sus miradores, a la espalda la Sierra de Almijara, al Sur el azul del Mediterráneo, y si miras hacia abajo, podrás admirar todos los tejados, preciosos, y azoteas de las casas que hemos ido dejando atrás.

Te aconsejo que te tomes allá arriba, en el Mirador, en uno de los bares o restaurantes que hay allí, un vinito dulce con algún quesito (aunque lo que tomes será lo de menos) porque allí, sentado, si no pillas un día de demasiado calor, podrás relajarte un buen rato y respirar el aire puro de las montañas.

Una vez que hayas repuesto fuerzas allí, y te aseguro que te hará falta, porque hay que advertir que llegas con los gemelos bien cargados por lo empinadas que son algunas calles y por el continuo empedrado, pues disfruta de nuevo de un buen paseo hasta que hagas hora para la verdadera comida, de nuevo recorriendo y saboreando el ambiente del lugar.

El entramado de la ciudad está formado en torno a la Plaza de la Iglesia, con callejas que se unen por pasajes abovedados y escalonados, e incluso muchos de ellos están unidos por puertas que aún se conservan y que servían en su época para cerrar las calles.

Vista desde Frigiliana

 

————— PARA VISITAR ———————

Como he dicho, el verdadero encanto está sencillamente en perderte por el pueblo, pero bueno, si queréis ver monumentos pues tenéis:

– El Real Silo, edificio del año 1767
– El Palacio de Frigiliana del siglo XVI
– La Iglesia Parroquial de San Antonio, del año 1676.

—————- FIESTAS ——————

Estamos en Andalucía… así que, claro está, la Semana Santa. En el pueblo se hace una representación en esas fechas del “Desprendimiento”, y los personajes se visten con auténticos vestidos del siglo XVIII.

Las cruces de Mayo son especiales en este pueblo, sobre todo, por el entorno paisajístico.

Y en Junio la romería de San Antonio.

—————— PARA COMER —————————-

Aquí es muy típico eso de tapear antes de comer. Ya sabéis, eso de tomarse unos vinitos y un quesillo, o una ensaladilla…

Pero en Frigiliana, lo más típico es el vino dulce, que es excelente en toda la Axarquía. Y sobre todo, la miel.

Son platos típicos:
Los potajes: sobre todo el de coles o el de bacalao. Eso sí, ni se os ocurra pedirlos en verano, pero en invierno, entran a base de bien, porque allí arriba, en Frigiliana, hace muuucho fresquito.
Las migas, claro está. Por toda Málaga podréis disfrutar de un plato exquisito, pero es en estos pueblos donde tienen un sabor especial. Están hechas de migas de pan y harina de maíz, y mientras que según la zona, en unas las hacen con chorizo, en otras con huevos y en otras con azúcar… en Frigiliana es más típico servirlas con pescaíto.
El choto. es el plato estrella en Frigiliana. Lo sirven con mucha variedad. y distintas salsas. La más conocida es al ajillo.
Las tortillitas de bacalao. Son trozos de bacalao rebozado con miel de caña.

Y para postres…
Las batatas
Las arropías
En los postres abunda sobre todo el uso de la miel.

Sitios para comer:

Los dos más conocidos son sin duda el Mirador y el Garden, aunque mayormente por las magnificas vistas que tienen.. pues están arriba del todo del pueblo… pero a lo largo de las callejas te encontrarás con muchos y muy buenos restaurantes y mesones con su terraza con vistas.

Los precios no son nada caros; pues tienes desde muy buenos menús por 6/7 euros hasta darte una buena comilona con tu buen vino por no más de 18 euros.

Bueno, sólo me cabe deciros, aunque ya lo habréis captado por lo que os he contado, que, para mí, después de Ronda (mi pueblo predilecto de Málaga) el segundo más bonito es Frigiliana, a pesar de lo chiquito que es.

Ah, sí… y una muy buena ventaja que tiene es que está a apenas 5 km. de Nerja y sus cuevas, así que si has pasado la mañana en Frigiliana, simepre podrás bajar después de almorzar a ver las Cuevas de Nerja y luego por la noche cenar en un buen chiringuito de Nerja comiendo pescaíto junto a la playa y con la luna allí arriba…

Y para saber más:

Visita nuestro archivo de artículos escritos sobre Frigiliana.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Frigiliana, Pueblos y Ciudades de Málaga


Comentarios (2)

  1. Angeles dice:

    Hace muy poco estuve viendo el pueblo, y también me llamó la atención el edificio del Ingenio (en la plaza que toma su nombre) , y que fué construido como residencia para la familia Manrique de Lara. Luego se convirtió en fábrica de miel de caña. Esta industria ha decrecido tanto que actualmente el Ingenio es la única fábrica de miel de caña que sigue funcionando en Europa.

  2. Wahoo dice:

    Thank you for sharing!

Deja tu comentario