La calle Larios

Calle Larios

El primer proyecto de comunicación de la actual Plaza de la Constitución con la Plaza de la Marina es de Moreno Monroy allá por el año 1859. Posteriormente, otros proyectos firmados por De Sancha y Rivera Valentín tampoco se llevaron a efecto. Pero fue finalmente en el año 1878 un nuevo proyecto urbanístico de José Mª de Sancha el que se aprobó con el apoyo económico de la Sociedad Malagueña “Hijos de Martín Larios”.

De este modo, los propios gobernantes de la ciudad consideraron que así integraron a un gran colectivo que vivía prácticamente aislado en el centro de la ciudad, de espaldas al puerto de Málaga, con lo que se contribuía a la mejora higiénica y social de la ciudad. La idea subyacente, además, de crear una nueva vía tan mercantil, cosmopolita y activa como la que entonces era la arteria principal de la ciudad, la Alameda, contribuyó a sacar el proyecto adelante, a pesar del elevado coste del mismo.

Las obras comenzaron en el año 1887. La calle estuvo inicialmente pavimentada con adoquines de madera e iluminada con farolas de gas. La intersección de la nueva calle con las ya existentes se diseñó de forma curva para darle mayor agilidad a su vista, mientras que Strachan se ocupó de darle un diseño distinto a los inmuebles que se formarían en la calle, con un bajo y una entreplanta, más las partes altas.

Así, mientras los bajos se reservaban para comercios de cierto prestigio así como establecimientos públicos, los pisos altos quedaban para rentas de “hábitat compartido” de modo que las familias más pudientes se reservaban las plantas más bajas, y las más pobres se quedaban con las altas. El Hotel de Niza, el almacén de La Riojana que elaboraba chocolates y vendía café de Puerto Rico, y, sobre todo, El Bazar de La Llave de D. Juan Temboury, fueron algunos de los primeros negocios que es establecieron en la nueva arteria de la ciudad.

El reconocimiento a la influencia de la casa Larios en la sociedad malagueña de la época se reflejó en la estatua-monumento que se instaló al final de la calle, en la confluencia con la Alameda… y así, fue Benlliure el encargado de realizar la estatua, dándole a la misma el porte elegante y distinguido de la familia Larios. en un plano inferior, claramente simbólico para el tiempo en que se construyó, figuran un hombre con torso desnudo que representa al trabajo, y una matrona a modo de Venus con el torso también descubierto y de nombre “Caridad”.

Mientras la calle Marqués de Larios se abrió al público en el año 1891, la estatua de Larios se inauguró en el año 1899.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Calles de Málaga


Comentarios (2)

  1. boqueron dice:

    Tenemos una duda sobre la calle Larios, que quizás tú puedas resolvernosla. Soy malagueño de nacimiento, pero he vivido siempre en Fuengirola. Cada año que pasa me gusta más Málaga, y (aunque vivo lejos: en Madrid), el unirme a una madrileña enamorada de Málaga, me ha hecho amar más mi tierra, su semana Santa, e interesarme por las historias de su pasado reciente.
    La pregunta en cuestión es , si el hotel Larios, ha sido siempre un hotel o era una casa particular hasta los años 90.
    Muchas gracias y enhorabuena por el blog.
    Jaime

  2. Javier Gómez dice:

    Hola, boquerón:

    Antes de nada, gracias por tus visitas y me alegro que te guste el blog. En cuanto a tu pregunta, sí, ciertamente, se trata de un edificio histórico que no siempre ha estado dedicado a hotel. Creo que fue en el 1994 cuanod se inauguró el hotel aprovechando las reformas que se hicieron en todo el casco histórico. No sé si recordarás no hace mucho el intenso tráfico que tenía esa calle. Hoy día es peatonal y una de las más agradables para pasear. Eso ha hecho que se revitalice todo esa zona, y ha favorecido que cada vez se abran más hotoes ahí. El Larios se ha convertido en uno de los más señeros. Y además está en un sitio privilegiado para ver la Semana Santa, justo junto a la Tribuna oficial.

    Gracias de nuevo, y un saludo.
    Javier

Deja tu comentario